Me gustaría pensar que el deseo y la capacidad innata que tienen los niños para aprender cosas nuevas no muera por el camino. Hay que enseñar a saber pensar, saber interpretar y saber hacer, a que lo importante no sea conocer la respuesta a una pregunta, sino tener los conocimientos necesarios para encontrar la respuesta correcta y aplicarla. Una enseñanza así, probablemente, sea incompatible con la escuela actual, organizada según el modelo industrial de principios del siglo XX. Los primeros pasos ya se han empezado a dar por parte de profesores inquietos e innovadores, solo hace falta darse una vuelta por Twitter, Ning o Facebook para comprobarlo.

Para ler aqui!

Anúncios